Se ha producido un error en este gadget.

ECHALE DE COMER A LOS PECES

PINCHANDO EN EL AGUA PODRAS DAR DE COMER A LOS PECES

jueves, 23 de diciembre de 2010

LAS VIRTUDES DE LOS REYES MAGOS


Melchor era un niño de pelo rubio, tan rubio que parecía de ORO. Le gustaba jugar con los niños pobres de su pueblo. Melchor convencía a sus padres para que le dieran dinero o algo de comer para ayudar a los demás. Su padre no quería y Melchor lo intentaba convencer todos los días y a todas horas.
Uno de los días en los que hablaba con su padre mientras paseaban, se cruzaron con un mendigo que les pidió algo para comer. Melchor llevaba algunas frutas para comérselas en el jardín y se las dio al mendigo. El mendigo agradecido le dijo:”algún día del cielo vendrá una señal que al Rey de Corazones te llevará”. Desde aquel día, Melchor todas las noches miraba al cielo esperado ver esa señal.

Al mismo tiempo, en otro lugar vivía un niño llamado Gaspar, era moreno y le gustaban los olores exóticos. Su olor preferido era el INCIENSO y nunca dudaba en ayudar a los demás. Su madre siempre estaba preocupada por él, porque algunas veces venía herido por proteger a los demás.
Un día ayudó a un pato a salir de una trampa, otro ayudó a un zorro a escapar de unos cazadores, otro escuchó pedir ayuda a una campesina, la pobre estaba atrapada por un león, Gaspar pegó tantas voces que el león se asustó y se fue. La campesina le dijo:“algún día del cielo vendrá una señal que al Rey de Corazones te llevará”. Desde aquel día, Gaspar todas las noches miraba al cielo esperando ver esa señal.

Al mismo tiempo, en otro lugar vivía un niño llamado Baltasar, era muy moreno de piel, era huérfano desde muy pequeño. Fue criado por sus tíos y resultó ser el mejor de sus hijos. Le gustaban muchos los experimentos, lo que mas le gustaba era hacer perfumes y lo que mas utilizaba era la MIRRA.
Un día sus tíos enfermaron y el médico de la corte le dijo que tenía que buscar tres ingredientes para fabricar la medicina, los dos primeros los consiguió fácilmente pidiéndoselo a los vecinos, pero el último ingrediente suponía el mayor de los sacrificios, tenía que obedecer los deseos de un brujo muy malo. Al pedirle el ingrediente el brujo le dijo que a cambio tenía que abandonar a sus tíos. Aquello puso muy triste a Baltasar y aún así, aceptó.Aquello conmovió al brujo que le dió los ingrediente sin condiciones. El brujo le dijo:”algún día del cielo vendrá un señal que al Rey de Corazones te llevará”. Desde aquel día, Baltasar todas las noches miraba al cielo esperando ver esa señal.

FIN

AUTORA:INMACULADA L.

No hay comentarios:

Publicar un comentario